ÁMBITO 5

EGIPTOMANÍA

Este espacio está dedicado a la influencia que ha tenido la cultura y el arte del antiguo Egipto en las culturas occidentales, que recibió un importante impulso con la expedición de Napoleón en 1798. En su aventura militar, Bonaparte se rodeó de estudiosos y científicos que hicieron una gran labor de recopilación del legado faraónico y que dio a conocer en occidente por vez primera templos, monumentos, pinturas, relieves, planos y objetos antiguos de una civilización desaparecida.

_BAILARINA DE TEBAS, CLAIRE J. R. COLINET_
Marfil, bronce y mármol negro / Museo Art Nouveau y Art Déco, Casa Lis.
Fundación Manuel Ramos Andrade, Salamanca
(nº inv. 00069-C.069)

Esta gesta provocó una enorme admiración y puesta en valor de este estilo artístico, que sería desde entonces fuente de inspiración de artistas que harían su propia interpretación del arte egipcio antiguo. Este movimiento es conocido con el nombre de egiptomanía.

En una época más cercana, el descubrimiento de la tumba de Tutankhamón por Howard Carter en 1922 tuvo un enorme eco mediático y supuso un renovado interés por la egiptología. De hecho, todas las piezas expuestas en esta parte de la exposición pertenecen a la primera mitad del siglo XX, reflejando la interpretación e inspiración de muchos artistas en obras que, si bien en algunos casos se alejan de su origen, permiten entrever y descubrir la esencia egipcia.

Pongamos por ejemplo el frasco de perfume, elegantemente decorado con una inspiración esquemática de la flor de loto, símbolo de la resurrección para los antiguos egipcios. O las llamativas figuras de bailarinas semidesnudas adornadas con brazaletes y en un delicado movimiento. El cuadro Salomé, óleo sobre lienzo, de Julio Borrel Pla, es de una originalidad destacable por representar a este personaje bíblico como una bailarina del antiguo Egipto.

_SALOMÉ, PINTURA DE JULIO BORRELL PLA_
Óleo sobre lienzo / 1910
Museo Art Nouveau y Art Déco, Casa Lis.
Fundación Manuel Ramos Andrade, Salamanca
(nº inv. 02399-P.213)