Reino Nuevo, dinastía XVIII (1570-1293 a. C.) Roemer- und Pelizaeus-Museum, Hildesheim

RELIEVE CON FIGURAS FEMENINAS EN PROCESIÓN

Reino Nuevo, dinastía XVIII (1570-1293 a. C.)
Roemer- und Pelizaeus-Museum, Hildesheim

Imagen que representa a la diosa Isis lactante entronizada, con peluca tripartita y tocada con la corona de uraei, las serpientes protectoras, el disco solar y los cuernos de vaca. Viste una ceñida túnica y adorna el cuello con un collar usej. Sobre su regazo descansa su hijo Horus, representado como Harpócrates, con un uraeus sobre la frente.

Isis, esposa y hermana de Osiris, es una de las diosas principales del panteón egipcio, cuyo culto se extendió más allá de sus fronteras. Cuando Egipto fue colonizado por los griegos (período helenístico), Isis era adorada por griegos y egipcios y su culto se difundió por todo el mundo mediterráneo. Los griegos le atribuyeron características tomadas de sus propias deidades, como la invención del matrimonio o la protección de la navegación. La cultura helenística fue absorbida por Roma en el siglo I a. C., y así, el culto a Isis pasó a formar parte de la religión romana.

La imagen de Isis entronizada y con su hijo en el regazo, símbolo del amor maternal y de la protección de la infancia, ha llegado hasta nosotros a través del cristianismo, en la figura de la Virgen María con el Niño, con una iconografía propia de esta religión.